martes, 19 de mayo de 2015

COLECTIVO ACCION DIRECTA: COMUNICADO PÚBLICO A RAÍZ DEL ASESINATO DE LOS DOS...

COLECTIVO ACCION DIRECTA: COMUNICADO PÚBLICO A RAÍZ DEL ASESINATO DE LOS DOS...: Comunicado Público a raíz del asesinato de los dos jóvenes estudiantes y la cuenta pública del Gobierno, este nuevo 21 de Mayo, 2015. ...

¿Por qué estamos en contra de todas las prisiones? (es/it)

¿Por qué estamos en contra de todas las prisiones? (es/it)

Humor y Conciencia

Radio Popular Enrique Torres: El despreciable arte de ser un #FachoPobre

Radio Popular Enrique Torres: El despreciable arte de ser un #FachoPobre: Hablar de facho y hablar de pobre dentro de un mismo párrafo para cualquier persona podría ser descabellado por decir lo menos, más au...

Fuego en la oscuridad.

martes, 12 de mayo de 2015

a r r e z a f e: NORTE / SUR

a r r e z a f e: NORTE / SUR

a r r e z a f e: NORTE / SUR

a r r e z a f e: NORTE / SUR

Alfredo María Bonanno: «Ninguna posición política de compromiso tendría que ser aceptada.» (ENTREVISTA DE COLUMNA NEGRA, Noviembre 2012)

Alfredo María Bonanno: «Ninguna posición política de compromiso tendría que ser aceptada.» (ENTREVISTA DE COLUMNA NEGRA, Noviembre 2012)

Actualidad del anarquismo | Acracia

Actualidad del anarquismo | Acracia

Humor y Conciencia

Rebelion. Mar para Bolivia...

Rebelion. Mar para Bolivia...

Humor y Conciencia

Humor y Conciencia

29 Días en huelga de hambre: Solidaridad con Juan,Nattaly y Guillermo /12 de Mayo | Publicacion Refractario

29 Días en huelga de hambre: Solidaridad con Juan,Nattaly y Guillermo /12 de Mayo | Publicacion Refractario






El monopolio ideológico de los medios de comunicación en Chile | GAMBA

El monopolio ideológico de los medios de comunicación en Chile | GAMBA




lunes, 13 de abril de 2015

[Nota + Videos] Las venas abiertas de América Latina se desangran de rabia ante el fallecimiento de Eduardo Galeano |

[Nota + Videos] Las venas abiertas de América Latina se desangran de rabia ante el fallecimiento de Eduardo Galeano |

a r r e z a f e: EDUARDO GALEANO (1940 - 2015)

a r r e z a f e: EDUARDO GALEANO (1940 - 2015)

Humor y Conciencia

[[10-20 Abril: Solo lucha frente a la sociedad carcelaria] Actividad 14 de Abril. 19:00Hrs …Buscando Complices | publicacionrefractario

Fotos.Panfleto en solidaridad con Juan y Nataly y contra el hostigamiento carcelario | publicacionrefractario


domingo, 12 de abril de 2015

El parlamentarismo usurpa la soberanía del pueblo y legitima las estructuras de poder establecidas | GAMBA

democracia no al voto 3


Los partidos políticos, como elemento reproductor del sistema y de sus dinámicas de poder, únicamente desempeñan una actividad reformadora que se circunscribe a la realización de meras mejoras parciales, y siempre en su propio interés, dentro del marco general que define y estructura al sistema de dominación del que se benefician. La acción partidista, en tanto que reformista, retroalimenta y renueva al sistema establecido y contribuye a perfeccionarlo con la creación de una nueva legitimidad después de cada proceso electoral.

Por otro lado el parlamentarismo contribuye, a través de la acción de los partidos políticos, a anular la diversidad que es inherente a toda sociedad. En la medida en que la sociedad está constituida por personas con diferentes opiniones, orígenes, ideas, creencias, etc., el partido político, por el contrario, está compuesto por gentes que tienen los mismos intereses, puntos de vista, opiniones, cultura, creencias, etc., cuya acción está encaminada de un modo u otro a imponer o extender a través de la conquista del poder político sus ideas, doctrinas, intereses, etc. Los partidos políticos son, en definitiva, grupos de poder que cuentan con sus propios intereses y que tratan de llevarlos a cabo a través de la conquista del poder del Estado.

Dentro del sistema parlamentario los partidos políticos no sólo ejercen la función de representación con la que sustituyen al pueblo a la hora de tomar decisiones políticas. Al mismo tiempo articulan la voluntad del pueblo a través de la propaganda en los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, Internet, etc…) dirigidos a manipular la conciencia del individuo para conseguir su voto.  Pero lo definitorio del sistema parlamentario es el hecho de que la autoridad política, y más específicamente la capacidad legislativa, está en manos del parlamento. Esto significa que sus integrantes son soberanos, es decir, disponen de la capacidad para tomar decisiones vinculantes para la población del territorio de su jurisdicción y cuentan, asimismo, con el derecho al uso de la violencia para aplicar dichas decisiones. Son detentadores de un poder originario, no dependiente ni externa ni internamente de ninguna otra autoridad. Poseen el monopolio del derecho y de la violencia, de forma que pueden, y de hecho así lo hacen, imponerse a cualquier otra fuente de autoridad.

Ocupan una posición de poder que los sitúa por encima del resto de la población, y cuentan asimismo con la inmunidad que concede el ejercicio del mando. Esa posición es la que permite a los parlamentarios tomar decisiones en el lugar del pueblo, y es ahí donde radica la principal desigualdad, y por tanto el principal privilegio, inherente a cualquier sistema parlamentario: la capacidad de decidir por los demás en su propio nombre. De esta forma el parlamento constituye una institución altamente exclusiva que impide al pueblo el ejercicio de la política y que monopoliza y usurpa la soberanía del pueblo.

Así pues, donde gobierna el parlamento no lo hace el pueblo, pues los integrantes de esta institución, además de ser una minoría, constituyen una elite política que no es el pueblo sino un grupo altamente exclusivo que ejerce el mando sobre el pueblo. La elite política, gracias al privilegio de gobernar a los demás, establece un orden social a la medida de sus intereses, pues la tendencia inherente de quien detenta el poder es la de conservarlo para continuar ejerciéndolo. En este sentido el poder, dada su naturaleza egoísta, lleva a quien lo posee a buscar su propio interés que igualmente se define en términos de poder: económico, político, cultural, intelectual, militar, etc… Por tanto, las instituciones oficiales lejos de existir para prestar un servicio a la sociedad existen para servirse de la sociedad de cara a conseguir sus propios y particulares intereses.

Asimismo, el poder necesita de una justificación de tipo moral y legal que se base en las creencias e ideas aceptadas en la sociedad. Requiere, entonces, de una legitimidad que haga aceptables sus decisiones y el orden establecido. En el sistema parlamentario las elecciones sirven para este propósito al ser el parlamento la institución encargada de representar al pueblo que, en dichos procesos, elige a sus representantes. Pero en la medida en que la sociedad se organiza a través del Estado y que este cuenta con un elevado poder, estas elecciones son realizadas en un contexto de falta de libertad al estar sometidas a la supervisión y vigilancia de la coerción del aparato militar y policial del propio Estado. A esto se suma el carácter propagandístico y tremendamente demagógico de un sistema de elecciones en el que se vulnera la libertad de conciencia, y que trata por todos los medios de manipular al individuo para conseguir su voto. En estas circunstancias los diferentes partidos o coaliciones no parten de una misma posición de igualdad de oportunidades, pues finalmente son aquellos que son capaces de costearse la campaña electoral más cara quienes ganan las elecciones.



democracia no al voto 2



Por otra parte las elecciones al parlamento consisten en que cada diputado ejerza la representación de los miles, e incluso cientos de miles, de habitantes de una determinada circunscripción electoral. Esto significa la ausencia de cualquier tipo de lazo orgánico popular del parlamentario con los electores al ser considerado un representante de todo el pueblo junto a los demás parlamentarios. Desde el momento en que recibe los votos el parlamentario se hace, junto a sus colegas, con el monopolio de la soberanía y comienza a decidir en el lugar del pueblo. A través del proceso electoral no sólo se contribuye a crear una legitimidad, y dado el caso a renovar a una parte de la elite política, sino que se produce una usurpación y monopolización de la soberanía del pueblo.

El parlamentarismo es, en contra de toda la teoría política que lo inspira y justifica, un sistema político dictatorial que concentra el poder en unas mismas instancias a semejanza de los regímenes totalitarios. Esto viene dado por el hecho de que el parlamento, pese a la ficción jurídica que establecen las constituciones, no es sino la representación del partido o coalición de partidos vencedores en unas elecciones, pues los titulares de los escaños son los representantes de sus respectivos partidos, y por tanto de los intereses, opiniones, ideas, etc., de quienes los componen. A esto se suma el hecho de que en la mayoría parlamentaria es sobre la que recae el poder ejecutivo, lo que pone en tela de juicio su función de control del gobierno. De esta forma el poder ejecutivo y el poder legislativo se funden y dan lugar a un sistema profundamente despótico.

Por otro lado, el parlamentarismo ha demostrado ser un sistema político muy funcional tanto para la conservación de las estructuras de poder establecidas como para su legitimación. En lo que a esto respecta ha servido para canalizar los conflictos sociales dentro de las instituciones, y con ello no sólo ha gestionado dichos conflictos sino que también ha diluido las contradicciones sociales latentes al constituir un medio para la colaboración entre clases y la paz social.

Con el parlamentarismo, la elite dominante atenúa la lucha de clases al subordinarla a los partidos políticos, pues el delegacionismo ha servido para la desaparición de cualquier noción de oposición entre las clases, pero también para que se haya perdido la conciencia de clase como tal al diluirse en el ciudadanismo imperante. Asimismo, la delegación, tanto en los comités de los partidos políticos como en los parlamentos, significa la desvinculación de la clase sometida de sus problemas al dejar en manos de las instituciones y de otros agentes ajenos a ella su gestión y resolución. Todo esto conlleva el aburguesamiento y el conformismo al aceptar las jerarquías del parlamentarismo, y consecuentemente a esperarlo todo de esas estructuras de poder. En la medida en que la clase sometida deja de estar involucrada con su propia problemática la lucha de clases se diluye en las instituciones, pero con ella también todo sentimiento de lucha al ser ahogado por esas mismas instituciones a través de la intermediación política de los partidos, lo que contribuye a crear así un clima de paz social.

La intermediación que establece el parlamentarismo conlleva igualmente que las organizaciones populares y de clase pierdan su autonomía y queden supeditadas a los partidos políticos que capitalizan sus luchas. De esta forma la intermediación política no sólo resta autonomía, sino que además contribuye a la generación y renovación de oligarquías profesionales de la política que perpetúan la explotación de las masas. A la larga esto se manifiesta en un predominio tanto de la mediación como del regateo y del compromiso, de manera que el parlamento se convierte en un espacio de mercadeo de intereses y prebendas de todo tipo.

Las condiciones políticas de falta de libertad creadas por el parlamentarismo con su usurpación y monopolización de la soberanía del pueblo hace legítimo que los pueblos luchen a través de la revolución popular contra esta tiranía con rostro democrático, y destruyan los instrumentos que niegan su voluntad. No cabe duda de que un mundo nuevo será viable cuando haya sido realizada esa tarea de regeneración moral que siente las bases éticas y culturales necesarias. Un mundo sin parlamentos, y por tanto sin Estado ni capitalismo, en el que hayan quedado abolidas las clases sociales y toda forma de autoridad, será aquel mundo en el que la libertad, en todas sus vertientes, se vea realizada y permita el desarrollo de las mejores y más altas cualidades del espíritu humano. Pero ese mundo nunca saldrá de los votos depositados en las urnas que están destinadas a ser destruidas.


El parlamentarismo usurpa la soberanía del pueblo y legitima las estructuras de poder establecidas | GAMBA

El parlamentarismo usurpa la soberanía del pueblo y legitima las estructuras de poder establecidas | GAMBA

Emiliano Zapata, Líder Revolucionario - Immersive

Emiliano Zapata, Líder Revolucionario - Immersive

$hile; Acción de propaganda y memoria por Norma Vergara (26/03/2015) | Apaga la tele !!

$hile; Acción de propaganda y memoria por Norma Vergara (26/03/2015) | Apaga la tele !!

viernes, 10 de abril de 2015

El poder no tiene otro objeto que la dominación | GAMBA

poder 2



En la naturaleza del poder, está la imposibilidad de soportar un superior o un igual, pues el poder no tiene otro objeto que la dominación, y la dominación no es real más que cuando le está sometido todo lo que la obstaculiza. Ningún poder tolera otro más que cuando está obligado a ello, es decir, cuando se siente impotente para destruirlo o derribarlo” . Para Bakunin, el poder político y la autoridad política tienen siempre una dimensión negativa, egoísta, explotadora y opresora, mientras que la autoridad social puede tener un carácter creador, interactivo, autogestionario. Y eso solo es posible cuando cada persona es autónoma, libre y se gobierna a sí misma, es decir, no tiene ninguna autoridad o poder que le someta.

Bakunin postulará la existencia de un instinto o una voluntad de poder en los humanos originado en las leyes de la vida y forjado en la lucha por la existencia, que se fue morigerando con la evolución de la humanidad. En la antigüedad tomaba la forma de esclavismo y de sujeción religiosa, en los tiempos modernos esa lucha tiene lugar bajo el doble aspecto de la explotación del trabajo asalariado por parte del empresario dueño del capital, y de la opresión política, jurídica, civil, militar y policíaca por el Estado y la Iglesia.

Bakunin no hace un rechazo ciego o una negación de la voluntad de poder en cada individuo, por el contrario, reconoce su existencia y su inevitabilidad. “La experiencia nos demuestra que el poder de la voluntad está bien lejos de ser siempre el poder del bien: los más grandes criminales, los malhechores en el más alto grado, están dotados algunas veces de la mayor potencia de voluntad y, por otra parte, vemos bastante a menudo hombres excelentes, buenos, justos, llenos de sentimientos benevolentes, que están privados de esa facultad”. Sin embargo, esta determinación negativa se desarrolla cuando las condiciones sociales hacen posible la aparición de un grupo con capacidad de oprimir y explotar al resto: El crecimiento del instinto de poder está determinado, por condiciones sociales. E inevitablemente este elemento maldito se encuentra como instinto natural en todo hombre sin excepción alguna.

Todos llevamos dentro de nosotros mismos los gérmenes de esta pasión de poder, y todo germen, como sabemos según una ley básica de la vida, se desarrolla y crece siempre que encuentre en su medio condiciones favorables. En la sociedad humana esas condiciones son la estupidez, la ignorancia, la indiferencia apática y los hábitos serviles de las masas, por la cual podríamos decir en justicia que son las propias masas quienes producen esos explotadores, opresores, déspotas, y verdugos de la humanidad de los que son víctimas. Esta vocación de poder, que es natural en la especie humana, es lo que impide cualquier forma de gobierno popular, ya que toda persona a quien se dote de poder se convertirá en opresor y explotador de las masas. Allí radica la naturaleza corruptora del poder. Por más que el poder se ejerciera en nombre de la razón o la ciencia, quienes lo detenten no se diferenciarán de aquellos que lo hacían en nombre de Dios.

Tanto liberales como revolucionarios hacen un culto del poder absoluto, con el fin de conservar sus privilegios de clase. Esto es también válido para el sistema democrático: “Donde todos gobiernan, ya no hay gobernados, y ya no hay Estado. El poder del Estado es el poder del pueblo en su conjunto, pero organizado en detrimento del pueblo y en favor de las clases privilegiadas”. La única autoridad respetable para el pueblo emana de la experiencia colectiva, y será mil veces más poderosa que la de las autoridades estatales o eclesiásticas, es decir, será la del espíritu colectivo y público de una sociedad fundada sobre la Igualdad y la solidaridad y sobre el respeto humano mutuo de todos sus miembros.

Humor y Conciencia

jueves, 2 de abril de 2015

Humor y Conciencia

Los orígenes obreros y la historia de lucha social del Club Deportivo Ferroviario Arturo Fernández Vial - Humor y Conciencia

LOS ORÍGENES OBREROS Y LA HISTORIA DE LUCHA SOCIAL DEL CLUB DEPORTIVO FERROVIARIO ARTURO FERNÁNDEZ VIAL

En diciembre de 1897 se fundó el Club Deportivo Ferroviario Internacional en la ciudad de Concepción, institución antecesora al Vial, que agrupaba a los trabajadores de la Maestranza de los Ferrocarriles del Estado residentes en la ciudad. Fundado por obreros sindicalistas con el nombre de Internacional, el club al igual que el movimiento obrero se declara internacionalista, sus estatutos aceptaban socios de todas las nacionalidades. La cuota de inscripción era de dos pesos y una mensualidad de un peso. En sus inicios el Internacional fue un gran difusor del fútbol entre los años 1897 y 1903, promoviendo este deporte principalmente en los pueblos cercanos a Concepción.
En 1903 se produjo el cambio de nombre al actual, y todo se debió a la coyuntura producida por una gran lucha de los trabajadores. En mayo de 1903 se proclamó una huelga por parte de los trabajadores Ferroviarios y de los estibadores portuarios en la ciudad de Valparaíso, que desencadenó en violentos enfrentamientos entre huelguistas y la policía, lo que llevó al gobierno de turno a declarar a Valparaíso en estado de sitio.
En medio del conflicto, el almirante Arturo Fernández Vial, ex director de Territorio Marítimo y sobreviviente del Combate Naval de Iquique, recibió orden directa del presidente Riesco de intervenir y asesinar a los revolucionarios que agitaban la huelga. El Almirante, ignorando las órdenes, intercede por los huelguistas ante un tribunal, con tal de zanjar el problema, logrando su objetivo, sin derramar una sola gota de sangre.  El militar logra además algunos compromisos en post de establecer leyes de carácter social y de protección a los obreros.  Tal hecho generó admiración y, por motivo de su actuar, el club Internacional decidió, el 15 de junio de 1903, cambiar su nombre a Club Deportivo Ferroviario Almirante Arturo Fernández Vial.
El almirante que se declaraba libertario, fundó además escuelas para obreros y ligas anti-alcoholismo un mal que ponía cortapisas a la construcción de organizaciones sindicales más fuertes.
El Vial destacó desde un inicio por su alto grado organizativo. Contaba con cancha propia a orillas del río Bio-Bio en el sector llamado Chepe.  
Producto de su labor deportiva y social, los vialinos acabaron con la hegemonía regional del hasta entonces invicto Concepción United. Fernández Vial se adjudicó la Copa Té Ratampuro, certamen en el cual participaban clubes desde Talca hasta Temuco, en los años 1914, 1915 y 1916, transformándose en el primer club en lograr dicha marca.  Durante este periodo el club tuvo en Horacio Muñoz y Bartolo Muñoz a sus primeros seleccionados nacionales.
En la segunda mitad de la década de los años 1920 Fernández Vial contó con grandes planteles entre los cuales destacaron jugadores como Humberto Lara seleccionado olímpico nacional.  
En1930 Fernández Vial conquistó un nuevo campeonato de Concepción tras vencer el la final a Lord Cochrane.  En larga etapa amateur conquistó los títulos del campeonato regional en las temporadas 1958 y 1959.La historia de lucha obrera, social y popular, ligada al Club Deportivo Ferroviario Arturo Fernández Vial, también tiene hitos importantes durante la Dictadura en Chile, ya que en las gradas del estadio se escuchaban gritos en contra de Pinochet, y cada vez que la policía chilena les rodeaba para reprimirlos, los hinchas aurinegros cantaban “El Vial Unido, Jamás Será Vencido”, que hasta hoy se escucha en las canchas donde juega su querido equipo, unidad que le permitió volver al lugar que se merece, el fútbol profesional chileno.