sábado, 31 de octubre de 2015

[1927] “Educar, sinónimo de domesticar” por Julio Barcos | Periódico Anarquista: La Boina.

[1927] “Educar, sinónimo de domesticar” por Julio Barcos

educacion
NOTA: El siguiente texto es un extracto del libro “Cómo el Estado educa a tu hijo” publicado por Julio Barcos en 1927, Buenos Aires. Reeditado recientemente por Nadar Ediciones. Lanzado el viernes 30 de Octubre en FILSA.
“Sigamos al niño, es decir, a tu hijo, lector, si es que lo tienes, a través de su vida escolar.
Ya lo tenemos entre las cuatro paredes del aula, sentado tiesamente, con los brazos cruzados sobre el pecho, o las manos en bendito sobre el pupitre, durante largas horas en un banco duro, simétricamente alineado, y sobre todo, rígidamente clavado en el piso como la antigua barra de grillos abolida en las prisiones de la Capital y en auge todavía en las comisarías de campaña. Los instrumentos de tortura nunca se suprimen del todo: se transforman y se refinan en nombre del progreso.”
– Julio Barcos en “Un sistema criminal de educación”,
capítulo del libro “Cómo educa el Estado a tu hijo”.
Educar , sinónimo de domesticar.
Libro editado por Nadar Ediciones.
Cuando el chico llega por primera vez a la escuela; o lo que es lo mismo, pasa de manos de sus padres a manos de su “segundo padre”, palabras que para su mete aterrorizada quieren decir: “Aquel que puede cascarte igual que tu papá”, él ya va sabiendo que su deber, su virtud, su misión en este suelo es la “obediencia”. Su “segundo padre” se encargará, en efecto, de domesticarlo en nombre de otros fetiches no por abstractos menos impresionantes que aquellos fantasmas con que se entretenían en asustarlo sus nodrizas. Estos se llaman ahora: la disciplina, el orden, el trabajo, el espeto, la moral, la autoridad, el patriotismo, la virtud y otras abstracciones por el estilo que tienen por objetivo convertirle en pecados mortales la espontaneidad y la alegría, y en caminos de perdición la libre acción y desobediencia.
Cada vez que veo a un niño arisco patalear y defenderse con lágrimas y ruegos para que no lo dejen en la escuela, recuerdo que en mi infancia montaraz también yo me defendí inútilmente en esa misma forma heroica. Y nunca podré olvidar la impresión recibida de aquel mundo tétrico; especie de frigorífico del alma infantil, donde los dioses sombríos de la moral convencional habían desterrado a todas las deidades sonrientes de la vida, convirtiendo en pecado la sinceridad, la alegría, la gracia y el buen humor.
Julio Barcos
Julio Barcos (1883 -1960), Pedagogo anarquista argentino.
Pero, como para los gobernantes “educar” es “domesticar”, al hombre conviene atemorizarlo desde temprano; helarle la sangre de miedo antes que pueda escupir la herencia de terror que lleva en las venas; paralizar así su mente e intimidar su corazón desde antes que puedan nacer en su alma ideas y sentimientos “herejes”, reñidos con las mentiras seculares que gobiernan la sociedad.
El cura no cumpliría con la moral eclesiástica si no intimidara a su grey con los horrores del infierno. Deber del dómine del Estado es también intimidar normalmente a la niñez con castigos y demonios similares a los que inventó la iglesia para dominar al mundo.
De ahí que la educación oficial comience su obra con un estrupo del alma infantil. ¿Qué extraño que el mundo esté lleno de alienados mentales? Ciertas heridas que recibe el alma del hombre en su infancia perduran en la edad adulta en forma de verdaderos tumores del espíritu que pueden conducir a las más trágicas vesanias.
Bernard Shaw, opinando sobre los errores del sistema educativo inglés, muy superior al nuestro, dijo que no hay tal sistema; y lo que la gente llama sistema educativo solo es un pretexto del que se valen los padres para librarse de la presencia de los hijos. Ellos los entregan primero a los criados y después a los maestros. Y los que no tienen medios para hacer esto, los dejan crecer salvajemente.
No parece que Bernard Shaw hubiera hablado para los ingleses (cuya cultura colectiva es, desde luego, muy superior a la nuestra) sino para nosotros, donde casi todos los padres de familia se creen relevados del deber educar a sus hijos en colaboración estrecha con la escuela pública. Pero ¿por qué los niños pueden resultarnos un estorbo, cuando tanto idealizamos literaria y públicamente la belleza de la infancia?
Por más que queramos hacernos los desentendidos enseguida nos topamos, por este camino, con el problema social.
La constitución de la familia es un reflejo fiel de la mala constitución económica de la sociedad actual.
Por cada hogar rico alijado en un amplio y cómodo edificio construid no solo para ser habitado por adultos sino también por niños, hay un millón de hogares que carecen de esas comodidades y otro millón de familias paupérrimas, donde falta el pan y el abrigo en distintas épocas del año, siendo es una de las determinantes principales de nuestra espantosa mortalidad infantil.

En verdad, los niños no son para estar constantemente encima de los adultos, sino para tener un mundo relativamente independiente aun bajo el mismo techo paterno. Contadas son, por otra parte, las familias ricas que se preocupan al edificar sus casas y edificar sus muebles, de tornar en cuenta las dinámicas proporciones físicas del niño.

¿Qué diríamos nosotros si se nos alojara en casas de gigantes de una corpulencia dos y tres veces mayor que la nuestra?
¿Os concebís subiendo las distantes gradas de la escalera sentándoos a una mesa donde os obligan a usar cubiertos y sillas hechos a la medida de vuestros gigantescos anfitriones?
Pues este huésped incómodo de este mundo de gigantes que somos los adultos es el pobre niño, condenando al suplicio de manejarse a la fuerza de tropezones, golpes y caídas dentro de su casa. Y no penetremos en el mísero hogar proletariado de los inquilinatos o los suburbios, donde grandes y chicos viven hacinados en promiscuidad bestial.
Los doctores de la pedagogía oficialista se desentienden con un despectivo movimiento de hombros de ese problema.
Meter las narices en tugurio hediendo de los miserables es asomarse al infierno de la monstruosa desigualdad social en que vivimos; y mencionarlo solamente, ya es una herejía económica que conducen fatalmente a sacar conclusiones revolucionarias.
Ningún sabio a sueldo del Estado debe tener ideas opuestas a la de sus mandatarios”

Ya no basta con tuitear, con la mierda hasta el cuello

miércoles, 28 de octubre de 2015

Urgente.España:Audiencia Nacional mantiene la prision preventiva contra Monica y Francisco + 9 compañerxs detenidos bajo ley antiterrorista | Publicacion Refractario

Urgente.España:Audiencia Nacional mantiene la prision preventiva contra Monica y Francisco + 9 compañerxs detenidos bajo ley antiterrorista | Publicacion Refractario




>> Sábado 31 de Octubre / Charla sobre: los amigos de Durruti, a cargo de Miguel Amorós. |

“A mi no me deja de llamar la atención la forma en... - All it takes is a little push.

“A mi no me deja de llamar la atención la forma en que la gente wueona -esa despolitizada, que con suerte ve noticias una vez a la semana- ataca y comparte memes y mentiras respecto del paro en el Registro Civil. Tampoco me deja de llamar la atención que gente con más cultura y educación, que se dice de “izquierda”, haga exactamente lo mismo.

¿Quieren que les diga una wuea?, cobardes culiaos, el problema no es que los trabajadores del registro Civil ganen mucho, en comparación con sus sueldos de mierda claro que ganan harto. Más del 70% de los trabajadores en este país gana menos de 400 lucas. El problema no es que el paro del Registro Civil sea “ilegal”, es ilegal según la constitución de Pinochet pajarones culiaos. El dictador fue quién decretó que los trabajadores del Estado y del Metro legalmente no podrían irse a huelga, es decir los dejó en las mismas condiciones que tenían los trabajadores chilenos a comienzos del siglo XX.

En lugar de subir fotos con la escala de sueldos, en vez de inventarle a la Nelly Díaz que es militante UDI o que gana un millón y medio de sueldo -wueás completamente falsas según lo demostró un reportaje de radio bio bio- mejor vayan pa que les cuente el secreto: cómo han logrado en años de lucha elevar sus sueldos, cómo es que bombardeados de todas partes han logrado esa unidad sindical que los hace invencibles como trabajadores organizados.

El problema no es que ahí ganen mucho, el problema es que ustedes ganan POCO. El problema no es que trabajen poco, el problema es que Ustedes trabajan MUCHO. Abran sus putos ojos, dejen de pastar, el problema nunca es tener un sindicato fuerte, el puto problema es no tener un sindicato.

Y finalmente, acá la hacen fácil como la hacen fácil siempre que quieren tirar mierda: les resulta más fácil querer cagar a los trabajadores, a los que luchan y a las mujeres. ¿Porque está pasando tan piola el actual ministro de defensa que muy mariconamente guarda silencio, siendo que fue el quién prometió bonos y reajustes cuando era ministro de justicia?. Contra él no he visto ni un puto meme.

Si, debe ser más fome que la chucha pasar por la mitad de la situación que están pasando miles de personas que no pueden retirar documentos, pero vayan a pararse a las puertas del Ministerio de Defensa, ahí está trabajando el mentiroso culiao por el cual se armó este paro.”

Carlos Soto

Radio Villa Francia - Francia - Listen Online

Radio Villa Francia - Francia - Listen Online

martes, 20 de octubre de 2015

Ya no basta con tuitear, gracias a Girardi podemos hablar de los apellidos

Santiago: Estruendos contra el poder. Jornada de Propaganda y Música contra la Dominación – 7 Noviembre | La peste | Contrainformación y difusión de saber antiautoritario

a r r e z a f e: Los palacios y el estiércol (fragmento)

a r r e z a f e: Los palacios y el estiércol (fragmento): Fragmento de   Los palacios y el estiércol por   Alfredo Apilánez Texto completo en   Trampantojos y embelecos " Al...

Escomberoides: La verdadera muerte de un Presidente / Gabriel García Márquez

Escomberoides: La verdadera muerte de un Presidente / Gabriel García Márquez

Radio Villa Francia - Francia - Listen Online

Radio Villa Francia - Francia - Listen Online

jueves, 15 de octubre de 2015

Notas en torno al movimiento anarquista chileno actual - Anarkismo

Anarkismo.net     http://www.anarkismo.net

Notas en torno al movimiento anarquista chileno actual

category bolivia / peru / ecuador / chile | movimiento anarquista | opinión / análisis author Friday October 09, 2015 15:23author by Claudio Narváez - Solidaridad
A partir de la lectura de un artículo publicado por el periódico La Boina titulado “Llamamiento anarquista” es que comencé a plantearme la necesidad de debatir de manera pública con compas que no militan en nuestras propias organizaciones, colectivos, grupos de afinidad, etc., de manera de comenzar a superar, poco a poco, el sectarismo que aqueja al movimiento anarquista chileno actual.
romerialiber.jpg
Para todas y todos nosotros es difícil entender el peso histórico de las y los viejos militantes anarquistas chilenos, puesto que su generación es la generación de nuestros tatara y bisabuelos, y la línea de continuidad de su fuerza política se nos presenta como un bache difícil de subsanar. No heredamos directamente su praxis. Su fuerza histórica como idea, estrategia y programa de explotados y oprimidos se diluyó con los años, hasta caer prácticamente en el olvido como corriente proletaria durante el proceso de mayor algidez de la lucha de clases en Chile durante el gobierno de la UP. Más allá de los debates historiográficos siempre importantes en post de esclarecer el ascenso y el declinar del anarquismo como tendencia política, el anarquismo hoy reclama plena actualidad. El espíritu libertario de las y los oprimidos y explotados, la esperanza en la libertad social y política de la humanidad, deben volver a florecer si queremos construir un mundo nuevo, sin distinciones de clase, sexo, cultura, etc. En efecto, el anarquismo está latente como aprendizaje histórico en lo profundo de nuestra clase: en la acción directa como el método más efectivo de acción política, en la democracia directa de nuestras asambleas, y, en fin, en la solidaridad y apoyo mutuo que brota cada vez que nos vemos ante las necesidades más urgente. Por otro lado, la caída de los “socialismos reales” y el avance hegemónico del neoliberalismo en los noventas planteó nuevamente la crítica anarquista, y por cierto, de izquierda, a las conducciones partidarias que dirigen los procesos histórico-revolucionarios en una dirección estatista y burocratizante. Y, sin embargo, es claro que hoy en día el anarquismo, como movimiento político y social, carece de una praxis liberadora capaz de permear al conjunto del pueblo y, así, constituirse como una fuerza contrahegemónica clave.

La crítica que esgrime el compañero del Periódico La Boina en el artículo “Un llamamiento anarquista” es certera en este sentido, pues devela la carencia de orientación y la dispersión del movimiento ácrata santiaguino y, por qué no decirlo, del chileno. El movimiento anarquista cuenta con el número suficiente de personas, que aun siendo pocas, podría generar una cultura de masas y una praxis política liberadora, que no sólo sirva a proyectos condenados a la marginalidad y al fracaso producto del autoritarismo de sus afines, sino que esté en función de servirle al pueblo, del cual es parte, como una herramienta de lucha cotidiana y de largo plazo. La potencia del movimiento ácrata ha estado latente desde los años 90’s, en los cuales el anarquismo volvió a nacer en el pueblo chileno de la mano de la contracultura juvenil. Sin embargo, desde esa misma época es que el anarquismo está en una orfandad de sentido práctico y de orientación histórica: es sólo una potencia latente, sin expresión concreta. Por esta razón, es que el surgimiento del CUAC a finales de los noventas marca un antes y un después en la historia del anarquismo organizado. Evidentemente, su existencia estuvo marcada por las contradicciones de quien decide meter las patas al barro, y en ese sentido, su existencia no fue pacífica. De hecho, su intento de generar articulación y proyección organizativa en torno a un proyecto político específicamente anarquista con inserción en las luchas del pueblo, terminó generando en el año 2003 dos organizaciones actualmente existentes: el CRA y la OCL. Esta última, en el año 2013, tuvo una deriva o cambio ideológico y estratégico que todas y todos ya conocemos, y que, por cierto, no compartimos (pero que aún así respetamos), pues seguimos creyendo posible y necesaria una estrategia antiestatal ¿Vamos a seguir lamentando la “falta de anarquismo” de una organización como OCL (Izquierda Libertaria) o seguiremos quedándonos con la crítica fácil de anarquistas antiorganizadores como Rossineri que nos conducen a donde mismo estamos? ¿No debiésemos superar y aprender de los errores del pasado? ¿Cómo es posible que el movimiento anarquista actual siga en la misma lógica divisora, excluyente y autoritaria de los años noventa? ¿Qué vamos a hacer las y los anarquistas ante esta situación?

Como bien señala el compañero de La Boina, la primera tarea que debiese asumir cualquier revolucionario es la inserción y el trabajo en sus espacios sociales (sindicales, territoriales y estudiantiles) para desde allí, con el resto de nuestra clase, dar las luchas por aquellas causas comunes que nos afectan a todas y todos, superando las exclusiones por causas puramente ideológicas. Entendemos que la construcción y fortalecimiento de organizaciones populares es una prioridad, por cuanto, por un lado, la sociedad capitalista neoliberal es tremendamente eficiente en dispersar, desorientar y aislar a la clase trabajadora, y por otro lado, puesto que para construir una sociedad basada en la solidaridad, la libertad y el reconocimiento, el grado de organicidad social debe ser elevado. En este sentido, preferimos la organización a la dispersión, puesto que la acción colectiva tiene más capacidad para transformar las relaciones sociales que la acción individual. En eso estaríamos de acuerdo buena parte no sólo de las y los anarquistas, sino que de las y los revolucionarios.

Las divergencias, casi mortales, surgen cuando debemos encarar las siguientes tareas de importancia: la generación de una praxis coherente con una estrategia y un programa revolucionario. Por esta razón, en segundo lugar, es necesaria la construcción colectiva e histórica, paso a paso, de un programa anticapitalista de manera que entendamos de qué manera un mundo radicalmente nuevo es posible y deseable. Al igual que en la construcción de organización popular, el programa anticapitalista no le puede pertenecer a ningún partido, ni colectivo, ni grupo de afinidad, ni siquiera a individualidad alguna, puesto que le pertenece a la clase trabajadora, y a las y los oprimidos en general, en su lucha por la libertad. En este sentido, debemos entender la necesidad del debate, el diálogo y la crítica fraterna entre las distintas expresiones de las y los revolucionarios anticapitalistas para poder encontrarnos en la acción, que es el elemento primordial de todo revolucionario. El programa anticapitalista debe, por tanto, dejar de ser la conceptualización del mejor mundo posible que individualidades y colectivos se imaginan y que guían sus prácticas, para pasar a ser el sentido colectivo de nuestra lucha, aquello que queremos poner en lugar del sistema capitalista y que nos señala un camino y una praxis. Con un programa compartido se consigue un objetivo básico en la lucha por un mundo nuevo: un grado importante de coherencia en la acción; dejando atrás el desencanto posmoderno en cuanto que querer otro mundo para todas y todos es una necesidad. Por otro lado, con un programa anticapitalista se logra superar el etapismo y el reformismo de los programas antineoliberales tan en boga por cierta parte de la izquierda chilena.

En este punto debemos ser un poco más claros: las y los revolucionarios hoy en día constituyen una fuerza marginada y dispersa, aún débil, tanto anarquistas como marxistas se hallan en la necesidad de generar un bloque histórico portador de un proyecto político revolucionario, capaz de superar al capitalismo y al Estado burgués, que tenga en su seno la capacidad de dar soporte al pueblo en su lucha por libertad. Ahora bien, a quienes nos declaramos anarquistas nos cabe una tarea importantísima en la construcción histórica de un programa anticapitalista: la construcción actual de una estrategia y un programa antiestatal, que muestre a través de nuestras luchas que lo único que genera los verdaderos cambios es nuestra propia acción colectiva. En este sentido, nuestras estrategias de lucha y nuestras acciones concretas apuntan al fortalecimiento del pueblo, con el objetivo de que éste pueda autogobernarse y autogestionar su poder y su riqueza, eliminando la necesidad de tutelas externas. Pero, no obstante, en este momento parece del todo superfluo excluir a organizaciones marxistas por el sólo hecho de que en algún posible momento construirán un nuevo Estado bajo control de un único partido, o porque en este momento apuestan por controlar una cuota del poder estatal (por más simbólico, intrascendente y burocrático que nos parezca esto último). Si esto nos preocupa es señal que las y los anarquistas hicieron o están haciendo las cosas mal. La necesidad actual está, en primer término, en fortalecer a las y los revolucionarios en su conjunto, y en segundo término, en fortalecer a las y los libertarios y constituirlos en una fuerza capaz de disputar el programa anticapitalista desde ya.

En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, nuestra opción política es más polémica en el medio anarquista, pero la creemos tan necesaria como todo lo anterior, puesto que si queremos construir un programa anticapitalista y un bloque histórico capaz de anidar la diversidad revolucionaria, que supere el fratricidio ideológico, necesitamos construir una organización libertaria, horizontal y federativa, una herramienta organizativa con unidad táctica e ideológica, capaz de contener en su seno a anarquistas, marxistas libertarios o antiautoritarios que, más allá de estos adjetivos o identidades, aporten en la construcción de una organización libertaria, de una estrategia y un programa antiestatal, y, naturalmente, que con acciones concretas lleven todo esto a cabo. La necesidad de la organización política está dada en virtud que sólo con coordinación y reflexión nuestras acciones tienen mayor grado de profundidad e implementación. La tarea de construir una organización comunista libertaria debe ser una tarea seria y social, de modo que en ella haya espacio para todo tipo personas y no sólo para quienes se visten de negro. No nos sirve una organización que funcione a modo de tribu urbana, con más ideología que praxis, lo ideal sería que hasta nuestras abuelas quisieran militar con nosotras y nosotros. Entendemos que la construcción de una organización política es, igualmente, un proceso histórico, y que en la diversidad anarquista existen diferentes perspectivas, pero en esto quiero ser claro: debemos organizarnos con perspectiva de perdurar y de vencer, desde la diversidad a la unidad y la acción conjunta. Así lo han estado haciendo las y los anarquistas griegos con su llamamiento de los cuatro y los brasileños con su coordinación anarquista. Más allá de sus limitaciones y circunstancias, su voluntad de unidad vale la pena mencionarse como un esfuerzo histórico y actual de las y los anarquistas por superar el capitalismo.

Comments (1 of 1)

Jump To Comment: 1
author by Botijopublication date Sat Oct 10, 2015 17:44
Creo que lo que cada organización revolucionaria y libertaria debe responder es:
- qué proceso popular lleva a la transformación revolucionaria y qué papel juega nuestra organización en él.
- cómo sa da la disputa revolucionaria
- período de transición al socialismo (libertario)

sábado, 10 de octubre de 2015

a r r e z a f e: El anonadamiento como técnica de dominación - A. Fernández Vicente


09 octubre, 2015

El anonadamiento como técnica de dominación - A. Fernández Vicente

Levalet

Antonio Fernández Vicente

Leo Scheer y el anonadamiento
Al hablar sobre la morfogénesis del campo de concentración nazi, el sociólogo francés Léo Scheer refiere la destructibilidad del sujeto como el mecanismo de dominación del individuo mediante su confrontación con una realidad inaceptable. El anonadamiento, la infantilización y la autosugestión se incluyen entre las estrategias de conformación de una sociedad en masa carente de amo individualizado. El anonadamiento como técnica de dominación presenta la realidad como inaceptable para el sujeto receptor, de tal modo que se le separa del mundo, se le escinde del objeto de sus pesquisas hasta conformar un aislamiento adventicio del individuo. La realidad entendida como una amenaza permanente infantiliza al sujeto, reducido a la pasiva impotencia que le deniega toda reacción ante el sistema. En consecuencia, el sujeto pierde su capacidad reactiva y se adhiere a la realidad propuesta, en un proceso de autosugestión en el que el sistema de sojuzgamiento deviene fuente de fascinación. Si Jameson cifra el estadio moderno actual según la desaparición de la agricultura tradicional, así como por la colonización y comercialización del inconsciente, es esta realidad, que corresponde al estadio tardío del capitalismo (Jameson, 2004: 21), el instrumento de anonadamiento del sujeto contemporáneo.

El anonadamiento como principio organizador de la sociedad tiene su correspondencia, conforme al pensamiento de Léo Scheer, en la televisión, de tal manera que existe una «continuidad formal entre las técnicas de seducción y las técnicas modernas de comunicación» (Scheer, 1980: 83), conducentes a la desaparición del cuerpo por la acción de las TIC [tecnologías de la información y la comunicación]. La seducción realiza en el acto la desapropiación del cuerpo y el exterminio del sujeto autónomo deseante. La sincronización alcanza en primer lugar a las imágenes y, en segundo, a los espectadores que son testigos de un pasado común que les conecta. La televisión, nos dice Scheer a principios de los años ochenta, trasluce el “tele-anonadamiento”, la autoanulación del espectador, fascinado al tiempo por la experiencia mediática, una realidad “tele-sensible” proporcionada por el entramado tecnoeconómico del capitalismo, llámese tardío, cultural o de ficción.

La colonización de las conciencias: del soft power al anonadamiento

A comienzos de la década de 1980, Yves Eudes explicaba cómo la difusión cultural a través de los mass media se articulaba en forma de estrategia en la competición por la colonización de las conciencias. La instauración de la “conciencia planetaria”, merced a la capacidad de innovación tecnológica inherente a Estados Unidos, trata de implementar una suerte de intimidad, de familiaridad respecto de la organización social de tal país, con el efecto de relativizar toda existencia respecto del sistema tardo-capitalista naturalizado como base primera sobre la que se construyen los contenidos de los medios: «La ‘cultura’ (arte o ficción) debe constituir el embalaje de una mercancía (un flete) política» (Eudes, 1984 : 129). Sin embargo, la aculturación y la propaganda política, ya sea directa o indirecta, amplía su target [objetivo] y su intensidad con el advenimiento de las TIC, que saturan de signos comunicativos binarios –que codifican y decodifican nuestra realidad en imagen-indicial, visual– el devenir de la existencia individual.

Así, las estrategias de penetración civil, la guerra por las conciencias tiene como marco de actuación una tela de araña de silicio –cuyo origen, no lo olvidemos, se debe al complejo militar-industrial estadounidense– que escapa por completo a la soberanía de las naciones. El ideal utópico/ideológico de la interdependencia, postulado por Estados Unidos como estrategia de colonización, se alza como una realidad emergente al amparo de la inmaterialidad informática. Si el contacto del hombre con su medio deviene cada vez más adscrito a los intereses de los grandes conglomerados comunicativos, la manipulación de los deseos, el soft power [poder persuasivo] que generaliza un denominador común, libidinal y naturalizado, en las conciencias se extiende al conjunto de usuarios de los terminales informáticos. De esta forma, tal y como advierte Armand Mattelart, la sociedad informacional esboza el dibujo de la «producción de los estados mentales [...] La libertad política no se puede resumir en el derecho a ejercer uno su voluntad. Reside también en el derecho a dominar el proceso de formación de la voluntad» (2001: 126).

La producción industrial de bienes simbólicos y la economía política se fusionan de tal manera que las esferas cultural y económica convergen en una única esfera. En la lógica inmaterial del nuevo paradigma tecnológico (llamado por Castells “informacional”), la composición de un estado anonadado del individuo se articula mediante la descorporeización y el relativismo mediático de éste respecto de la realidad segunda conformada por la saturación informativa. Las TIC proporcionan el sustrato simbólico que confiere identidad: los procesos de aculturación, de socialización e incluso los mecanismos distintivos de subjetivación han de enmarcarse en el contexto de la mediatización del sistema comunicativo digital, a su vez determinado por la racionalidad tecnoeconómica de las prácticas neoliberales, convergentes en la categorización de la industria cultural como elemento configurador de las conciencias, instrumento del soft power que fusiona información y entretenimiento, que infantiliza los comportamientos presentando una realidad inaceptable (por ejemplo, el riesgo permanente de un ataque terrorista).

jueves, 8 de octubre de 2015

Directorio actualizado de Radios Libres del estado Español

Directorio actualizado de Radios Libres del estado Español

Un elogio a la opinión de Alfredo M. Bonanno

Un elogio a la opinión de Alfredo M. Bonanno

Amenaza
La opinión es un gran mercancía que todo el mundo posee y utiliza. Su producción implica una gran parte de la economía, y su consumo ocupa gran parte del tiempo de las personas. Su principal característica es la claridad.
Nos apresuramos a señalar que no hay tal cosa como una opinión clara. Todo es sí o no. Los diferentes niveles de pensamiento o duda, contradicción y confesiones dolorosas de incertidumbre son ajenos a la misma. De ahí la gran fuerza que la opinión da a aquellos que lo usan y consumen en la toma de decisiones o imponer sobre las decisiones de otros.>
En un mundo que se mueve a gran velocidad hacia la lógica binaria positivo / negativo, desde el botón rojo a negro, esta reducción es un factor importante en el desarrollo de la propia convivencia civil. ¿Qué sería de nuestro futuro si tuviéramos que seguir apoyando a nosotros mismos en la crueldad sin resolver de la duda? ¿Cómo podríamos utilizar? ¿Cómo podríamos producir?
La claridad surge cuando se reduce la posibilidad de elección real. Sólo aquellos con ideas claras saben qué hacer. Pero las ideas no son claras, por lo que no son los de la escena que lo aclare para nosotros, mediante el suministro de simples instrumentos comprensibles: no los argumentos, pero cuestionarios, no estudios, pero los binarios alternativas. Simplemente día y noche, sin puesta de sol o amanecer. Así que nos solicitan a pronunciarnos a favor de tal o cual. Ellos no nos muestran las diversas facetas del problema, más que una construcción muy simplificada. Es un asunto simple pronunciar nosotros mismos a favor de un sí o un no, pero esta simplicidad esconde la complejidad en lugar de tratar de entender y explicar. No complejidad, correctamente comprendido, de hecho, puede ser explicado, excepto por referencia a otras complejidades. No hay tal cosa como una solución que se encontró. Alegrías de la inteligencia y del corazón son cancelados por proposiciones binarias, y son reemplazadas con la utilidad de las decisiones "correctas".
Pero nadie es tan estúpido como para creer que el mundo se basa en dos binarios positivos y negativos lógicas.Seguramente hay un lugar para la comprensión, un lugar donde las ideas de nuevo toman el control y el conocimiento recupera el terreno perdido. Por lo tanto, el deseo surge a delegar todo esto a otros que parecen tener las respuestas a la elaboración de complejidad porque sugieren soluciones simples a nosotros. Retratan esta elaboración como algo que ha tenido lugar en otro lugar y por lo tanto representan a sí mismos como testigos y depositarios de la ciencia.
Así que el círculo se cierra. Los simplificadores se presentan como los que garantizan la validez de las opiniones formuladas, y su producción correcta continua en forma binaria. Parecen tener cuidado con el hecho de que una vez que la opinión - esta manipulación de la claridad - ha destruido toda la capacidad de entender el tejido intrincado que subyace en ella, los complejos despliegues de los problemas de conciencia, la actividad febril de símbolos y significados, referencias e instituciones , destruye los tejidos conectivos de las diferencias. Se les aniquila en el universo de la codificación binaria, donde la realidad sólo parece tener dos soluciones posibles, la luz o la luz. El modelo resume la realidad, cancela los matices de esta última y la muestra en las fórmulas pre-envuelto listos para el consumo. Ya no existen proyectos de vida. En vez símbolos toman el lugar de los deseos y los sueños se duplican, lo que los sueños dos veces.
La cantidad ilimitada de información potencialmente disponible para nosotros no nos permite ir más allá de la esfera de la opinión. Al igual que la mayor parte de las mercancías en un mercado donde cada variedad posible, inútil del mismo producto no significa riqueza y la abundancia sino meramente mercantil de residuos, un aumento de la información no produce un crecimiento cualitativo en la opinión. No produce ninguna capacidad real para decidir lo que es verdadero o falso, bueno o malo, bello o feo. Se limita reduce uno de estos aspectos a una representación sistemática de un modelo dominante.
En realidad, no hay una buena por un lado o malo en el otro. Más bien hay toda una gama de condiciones, casos, situaciones, teorías y prácticas que sólo una capacidad de entender puede captar, una capacidad de usar el intelecto con la necesaria presencia de la sensibilidad y la intuición. La cultura no es una masa de información, sino un sistema a menudo contradictorias, de estar ya través del cual adquirimos conocimiento del mundo y de nosotros mismos. Este es un proceso que es a veces dolorosas y casi nunca satisfactorios, con los que nos damos cuenta de las relaciones que constituyen nuestra vida y nuestra capacidad para vivir.
Por anulando todos estos matices, volvemos a encontrarnos con una curva estadística en nuestras manos, un curso ilusoria de eventos producidos por un modelo matemático, no una realidad fracturada y abrumadora,
Dictamen nos da la certeza, por un lado, pero por otro nos empobrece y nos priva de la capacidad de lucha, porque terminamos convencidos de que el mundo es más simple de lo que es. Esto es totalmente en el interés de los que nos controlan. Una masa de súbditos satisfechos convencido de que la ciencia está de su lado, que es lo que necesitan para hacer realidad los proyectos de dominación en el futuro.